Accesibilidad Web: Contenidos (I)

by Fernando on 03/04/2017

accesibilidad web

En Internet, no hay que confundir la accesibilidad con la usabilidad. Ésta última se define como el grado en que una web puede ser usada por un usuario de forma eficiente y fácil, satisfaciendo sus objetivos. Es decir, una web tendrá un grado de usabilidad mayor cuanto más facilite al usuario desempeñar sus funciones básicas: buscar información, realizar un pedido, navegar, etc.
Así pues, entendida la usabilidad como la capacidad de que una web sea usada de forma fácil y eficaz, de dicha definición se infieren las siguientes características básicas:

  • Facilidad de aprendizaje: facilidad con la que los nuevos usuarios desarrollan una interacción efectiva con el sistema o producto. Está relacionada con la predicibilidad, la sintetización, la familiaridad, la generalización de los conocimientos previos y la consistencia.
  • Flexibilidad: relativa a la variedad de posibilidades con las que el usuario y el sistema pueden intercambiar información. También abarca la posibilidad de diálogo, la multiplicidad de vías para realizar la tarea, la similitud con tareas anteriores y la optimización entre el usuario y el sistema.
  • Robustez: es el nivel de apoyo al usuario que facilita el cumplimiento de sus objetivos. Está relacionada con la capacidad de observación del usuario, de recuperación de información y de ajuste de la tarea al usuario.

Aspectos como el tiempo de descarga de las páginas, el tiempo de acceso con éxito a la información deseada, el número de pasos hasta encontrar lo deseado, la fiabilidad de los procesos de búsqueda (sin errores) o la personalización de los contenidos (grado de adaptación al usuario), son factores que permiten medir el grado de usabilidad de un sitio web.

Por su parte, la accesibilidad es un concepto general que se utiliza para describir el grado en que un producto (servicio, dispositivo, entorno, etc.) puede ser utilizado por el mayor número de personas posible e, igualmente, se ha convertido en un elemento a considerar para la construcción de una web de éxito.

Por lo tanto, la accesibilidad se puede interpretar como “la posibilidad de utilización” de una funcionalidad por todos los usuarios, con independencia del hardware o software empleado, de la localización geográfica, del idioma o de las capacidades de los usuarios.

En la actualidad, todos los aspectos relacionados con la accesibilidad de las webs están tomando cada vez más importancia, no sólo por un tema de sensibilidad obligada hacia los colectivos con discapacidades sensoriales, sino también porque en pleno desarrollo de la Sociedad de la Información, los derechos de este colectivo de usuarios en lo relativo al acceso y uso de Internet están siendo ampliamente impulsados tanto por las empresas privadas como por la Administración Pública.

De hecho, en el ámbito de la Responsabilidad Corporativa y Social de las empresas, éstas recogen cada vez con más frecuencia requerimientos para el cumplimiento de las normativas de accesibilidad en sus webs, tanto desde el punto de vista de desarrollo de contenidos como desde un ámbito más general del Marketing Digital.

En este sentido, para hacer una web accesible se pueden adoptar, entre otras, las siguientes medidas:

  • Utilizar las etiquetas opcionales “ALT” de HTML para describir las imágenes. Esto facilita el uso de la web a las personas invidentes que utilizan programas de lectura de texto automática o equipos Braille.
  • También la inclusión de opciones que permitan aumentar fácilmente el tamaño de la letra de la web puede ayudar a personas con dificultades visuales.
  • Igualmente, representar los enlaces de forma subrayada (o diferenciarlos de otra forma que no sea con cambios de color) puede ayudar a aquellas personas que presenten dificultades para el reconocimiento de los colores.
  • Asimismo, para aquellas personas con dificultades en el uso preciso del ratón se puede, por ejemplo, diseñar enlaces con un mayor tamaño.

Las recomendaciones más extendidas y seguidas para la accesibilidad en la web son las recogidas en la iniciativa denominada WAI (Web Accessibility Initiative – Iniciativa para la Accesibilidad de la Web), que es parte del Consorcio World Wide Web (W3C) y que desarrolló las guías de accesibilidad web WCAG, ATAG y UAAG.

WCAG: Guía Para La Accesibilidad Del Contenido En Intenet

WCAG 2.0

Web Content Accessibility Guidelines 2.0 (WCAG 2.0) cubre un espectro amplio de recomendaciones con el objetivo de hacer los contenidos de la web más accesibles a un mayor número de personas, incluyendo aquellas con deficiencias visuales, motoras, auditivas, etc. Además, el cumplimiento de estas indicaciones también hará la web más usable de cara al público en general.

Generalmente, cuando se habla de “contenido web” se hace referencia a la información presente en una página web, e incluye texto, imágenes, formularios, sonidos, etc.

Actualmente, ya existen herramientas online, como “imergo Web Compliance Manager”, que permiten establecer el grado de cumplimiento de una web con respecto a la WCAG.

Asimismo, algunas herramientas de desarrollo web como Adobe Dreamweaver también incorporan determinadas ayudas que permiten a los desarrolladores contrastar dicho nivel de cumplimiento de la iniciativa WCAG.

Las WCAG, en general, están pensadas principalmente para:

  • Desarrolladores de contenido web (desarrolladores y diseñadores de páginas web, etc.).
  • Desarrolladores de herramientas de autor para la web.
  • Desarrolladores de herramientas de evaluación de accesibilidad web.
  • Responsables de usabilidad y accesibilidad.
  • Responsables de Marketing que requieran conocimiento de campañas accesibles.

WCAG 2.0 incorpora recomendaciones que son independientes de la tecnología aplicada en el desarrollo de las páginas web. La forma en que se concretan se desarrolla en documentos adicionales a la propia especificación.

Sin embargo, la accesibilidad no sólo depende del contenido incorporado en la web, sino también de los navegadores web y las propias herramientas de desarrollo del software. De esta forma, las relaciones entre estos elementos son altas:

  • Si un navegador, un reproductor multimedia, una tecnología asistente, etc. es capaz de soportar una funcionalidad orientada a mejorar la accesibilidad, los usuarios la demandarán y los desarrolladores serán más propensos a su incorporación.
  • Cuando los desarrolladores requieran facilidades para implementar dichas mejoras de la accesibilidad, generarán una demanda de cara a las herramientas de desarrollo de software.
  • Si las herramientas de desarrollo facilitan este tipo de facilidades, los contenidos web se beneficiarán de ellas y la simple experiencia de navegación accesible de los usuarios en determinadas webs se expandirá al resto.

Principios de la WCAG 2.0

Todas las recomendaciones de accesibilidad se pueden agrupar en torno a cuatro grandes principios básicos en los que se soportan todos los fundamentos para el acceso y uso de los contenidos web. De esta forma, cualquier contenido de una web debe ser:

  • Perceptible. La información y los componentes del interfaz de usuario deben presentarse de tal forma que los usuarios los puedan percibir. Esto significa que los usuarios deben ser capaces de percibir la información que se está presentando, no pudiendo ser invisible a todos sus sentidos. Por ejemplo, la música o los sonidos son “invisibles” para las personas con problemas auditivos, a no ser que se complementen con algún tipo de indicación visual (texto, mensaje, etc.).
  • Operable. Todas las acciones que requiera el interfaz de usuario deben poderse ejecutar. El usuario debe poder relacionarse con el interfaz, y éste no debe requerir una acción que el usuario no pueda realizar. Por ejemplo, suponiendo que la web solicita que para ir a la siguiente pantalla el usuario pinche en un pequeño enlace, algunos usuarios que presenten un impedimento físico que limite su precisión podrían tener grandes dificultades para seguir navegando y avanzar a dicha pantalla.
  • Entendible. La información y las operaciones propias del interfaz de usuario se deben poder entender, es decir, que el interfaz no debe presentar complejidad, de tal forma que cualquier usuario sea capaz de entenderlo. Si no lo puede hacer, no podrá relacionarse con la web.
    Tampoco el contenido o las acciones solicitadas deben exceder el entendimiento de los usuarios.
  • Robusto. El contenido debe ser lo suficientemente robusto como para que pueda ser interpretado eficazmente por todos los usuarios. Lo mismo sucede con toda la tecnología de apoyo que se pueda necesitar para su entendimiento. Por ejemplo, un conversor de texto a Braille debe poder interpretar cualquier contenido que aparezca en pantalla.

Existen muchos principios de usabilidad que también favorecen la accesibilidad de los contenidos, pero la recomendación WCAG 2.0 sólo incluye aquellas referencias que realmente se enfrentan a problemas particulares de usuarios con discapacidades.

Por tu éxito,

Fernando Amaro

Si quieres tener acceso a los Exclusivos Entrenamientos de Roberto Cerrada, te invito a unirte a su Club Circulo de Marketing, donde podrás acceder a decenas de horas de entrenamiento, tutoriales y planes de ejecución rápida para mejorar tu negocio en internet…
ÚNETE AHORA AL CÍRCULO y comienza a disfrutar de nuevas ideas, técnicas y estrategias… ¡para apalancar los resultados de tu negocio!

Banner Horiz.590px Únete Al Club De Los Hacedores

Artículos Relacionados

=> ¿Sabes Cómo Encontrar Enlaces Rotos En Tu Sitio?
=>
Comprueba Tu Ranking De Búsqueda Con Scroogle
=>
Herramientas Gratuitas Para Posicionar Tu Sitio Web?
=>
Cómo Evitar Cometer Errores En La Investigación De Palabras Clave

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post:

Página 1 de 11