Uso De Las Cookies (IV)

by Fernando on 04/08/2017

Uso De Las Cookies

Obligaciones

Como ya se ha indicado, las obligaciones legalmente establecidas por la normativa son fundamentalmente la de información y la de obtención del consentimiento. Así, las entidades que intervengan en el proceso han de analizar cuáles son las soluciones más adecuadas para cumplir con dichas obligaciones, atendiendo para ello, fundamentalmente, a los siguientes aspectos:

  • Naturaleza de la actividad que desempeñan.
  • Modelo de negocio que desarrollan.
  • Alcance de su responsabilidad.

No obstante, y con carácter previo a este análisis, es conveniente revisar las cookies que se utilizan, ya sea internamente, ya lo sea a través de asociaciones o entidades especializadas, con la finalidad de identificar las cookies que se están empleando o instalando, si se trata de cookies propias o de terceros, permanentes o de sesión e identificando su función, al objeto de definir si estas se encuentran o no en el ámbito de aplicación del anteriormente indicado artículo 22 de la LSSI.

De hecho, y a tenor de posibles cambios que se pueden ir sucediendo en la gestión y uso de las cookies, conviene que el citado análisis se efectúe de forma periódica, de manera que la información respecto a las cookies con la que se cuente se mantenga actualizada.

Teniendo en cuenta esta realidad, habrá de valorarse de forma específica si conviene llevar a cabo la instalación de cookies persistentes, en la medida en que los riesgos que pudieran afectar a la privacidad podrían verse reducidos a través del uso de cookies de sesión. En cualquier caso, la instalación de cookies persistentes debe llevar aparejada una reducción al mínimo necesario de su duración temporal atendiendo a la finalidad de su uso.

Lo que en todo caso habrá de tenerse presente es que las soluciones por las que se opte para cumplir con las obligaciones de información y de obtención del consentimiento han de ser «tecnológicamente neutrales» y, por lo tanto, reconocidas por la mayoría de los navegadores.

Obligación De Información

Redundando en el repetidamente citado artículo 22, y más concretamente en su apartado segundo, establece este que a los usuarios se les ha de facilitar información clara y completa respecto a la utilización de los dispositivos de almacenamiento y recuperación de información; y más concretamente respecto al fin perseguido con el tratamiento de los datos, a tenor de lo que dispone la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.

De esta manera, la información relativa a las cookies que se facilite en el momento en que se solicite el consentimiento ha de ser todo lo completa posible, de cara a que los usuarios del servicio puedan entender el objetivo para el cual se instalan y los distintos usos que a tal efecto se les darán.

Asimismo, aparte de facilitar la información necesaria para que los usuarios puedan prestar un consentimiento válido en el momento requerido, conviene que tengan a su disposición dicha información —y muy especialmente la que contemple el modo a través del cual pueden gestionar las cookies— de forma accesible y permanente en todo momento a través de la página web desde la que se esté prestando el servicio. De igual modo, de prestar el usuario su consentimiento para la utilización de cookies, el editor debe poner igualmente a su disposición, de manera accesible y permanente, toda la información relativa a cómo revocar el consentimiento y eliminar las cookies.

Metodología de presentación de la información En Internet, ofrecer información a los usuarios y obtener su consentimiento no es algo nuevo, sino más bien todo lo contrario. Es por ello que cualquier sitio web que se precie ha de conocer los métodos a utilizar para atraer la atención del usuario hacia aquellas informaciones que se deseen destacar, ya sean ofertas, promociones, encuestas de satisfacción…, y para obtener su consentimiento, aunque sea en otros contextos como en los cambios en las condiciones de uso, verificaciones de edad, confirmaciones de compras… Es por ello que la experiencia adquirida a través de estos métodos debería ser aprovechada a la hora de de informar y obtener el consentimiento de los usuarios en lo relativo a la política de cookies.

Dicho esto, a la hora de garantizar una información adecuada a los usuarios hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales: la calidad de la información y la visibilidad y accesibilidad de la misma.

En lo que a la calidad de la información se refiere, es recomendable:

  • Atender a las características del usuario medio al que se dirige el servicio prestado por la página web, adecuando el lenguaje empleado y el contenido de los mensajes al que se considere que pueda ser su nivel técnico. Así, evidentemente, y aun cuando en todo caso la información facilitada debe ser lo más clara posible, tratando de evitar el recargar la información con detalles innecesarios, cuanto menor sea el nivel técnico del usuario medio de esa página web, más completa ha de ser la información que se ofrezca y sencillo el lenguaje empleado, evitando incluir terminología técnica que pueda resultar poco comprensible, partiendo en todo momento de aquellos aspectos más básicos respecto a qué son las cookies y cómo es su funcionamiento. En otro caso, tratándose de usuarios (aquellos a los que se dirige la web) cuyo nivel de conocimientos respecto a Internet sea elevado, puede no resultar necesario ofrecer la información básica respecto a qué son las cookies y cómo funcionan. No obstante, sí debe figurar en todo caso información detallada respecto al tipo de cookies que se emplean en la página y con qué finalidad.
  • Tener muy presentes el diseño y la mecánica de funcionamiento de la página web, en la medida en que cuanto mejor encaje la información ofrecida respecto a las cookies con el resto de contenidos y la mecánica de funcionamiento, más probabilidad existe de que la información en cuestión sea leída por los usuarios.

En cuanto a la visibilidad y accesibilidad de la información sobre las cookies, este aspecto puede ser potenciado:

  • Mediante el formato enlace, aumentando el tamaño del enlace a la información, recuadrándolo o subrayándolo, utilizando una fuente diferente que permita distinguir ese enlace del resto del texto de la web y de otros enlaces, empleando un icono o imagen sobre el que se pueda hacer clic y que incite a buscar más información o desplegando un aviso en el momento en que el puntero del ratón pase sobre el enlace.
  • Mediante la localización del enlace, pues su ubicación en zonas que llamen la atención de los usuarios sin duda puede contribuir a garantizar su visibilidad y accesibilidad.
  • Mediante el empleo de una denominación descriptiva —a la par que intuitiva— para el enlace; por ejemplo, «política de cookies, en lugar de «política de privacidad». En cualquier caso, es posible ofertar la información obligatoria y solicitar el consentimiento para la instalación de las cookies a través de múltiples sistemas; a saber, por ejemplo, y entre otros:Mediante una barra de encabezamiento o al pie del sitio web, de forma suficientemente visible.
  • En el momento de solicitar el alta en un servicio o antes de proceder a la descarga de una aplicación, suministrando la información a la par que la política de privacidad o en los términos y condiciones de uso del servicio; ahora bien, destacándola y separándola —por ejemplo, mediante un hiperenlace distinto— del resto de información relativa a términos y condiciones de uso o política de privacidad.

Tratándose de usuarios ya registrados (dados de alta en el servicio) de los que resulte necesario obtener el consentimiento para la instalación de cookies, necesariamente habrá que informarles de manera verificable respecto a los cambios que en su caso hubieran podido producirse en relación con el tratamiento de estas y de que, en caso de continuar utilizando el servicio, se entenderá que consienten en su instalación.

Téngase presente que es igualmente factible suministrar la información y obtener el consentimiento a través de medios que no sean online, para lo cual, no obstante, ha de quedar constancia de que los usuarios han sido informados individualmente y han otorgado su consentimiento.
Información por capas

De uso bastante habitual, mediante la información por capas se muestra en una primera capa la información esencial sobre las cookies, en el momento de acceder a la página web en cuestión. Dicha información se completa en una segunda capa, a través de una «nueva» página en la que se ofrece otra información adicional al respecto. Así, sería información a incluir en la primera capa:

  • La advertencia del uso de cookies no exceptuadas que proceden a instalarse en el momento que se inicia la navegación por la página.
  •  La identificación de las finalidades de las cookies instaladas, indicando si la instalación y el uso de las de las mismas será únicamente del editor de la página o también de terceros asociados a este.
  • De ser necesaria, una advertencia de que de realizar una determinada acción, se entenderá que el usuario acepta el uso de las cookies.
  • El enlace, en su caso, a una segunda capa en la que se recoja información adicional más detallada.

Evidentemente, la información de esta primera capa ha de presentarse mediante un formato visible para el usuario, debiendo mantenerse hasta que este realice la acción que se requiera para la obtención del consentimiento.

En cualquier caso, las cookies a utilizar deben analizarse de cara a adaptar la información a cada circunstancia particular.

Por su parte, sería información a incluir en la segunda capa:

  • La definición y la función de las cookies.
  • Una información acerca del tipo de cookies que se emplean y de la finalidad de cada una de ellas; generalmente en forma de listado o cuadro.
  • Una información respecto al modo de eliminar o desactivar las cookies indicadas mediante las funcionalidades ofrecidas por el editor, las herramientas de cada tipo de navegador
    o equipo o las plataformas comunes que en su caso pudieran existir para dicha finalidad; y la forma de revocación del consentimiento que ya se hubiera prestado.
  • Los datos de identificación respecto a quién utiliza las cookies; es decir, si la información que se obtenga a través de las mismas será tratada únicamente por el editor o también por terceros con los que este hubiera contratado la prestación de un servicio que requiera el empleo de cookies, identificando a dichos terceros.

Obtención Del Consentimiento

Como se ha venido indicando repetidamente, la instalación y uso de las cookies no exceptuadas requiere en todo caso obtener el consentimiento del usuario para tal fin.
A tal efecto, la obtención del consentimiento del usuario puede lograrse a través de fórmulas que expresamente así lo soliciten, como puedan ser hacer clic en un apartado «acepto», «consiento»…, o mediante el requerimiento de una determinada acción a realizar por parte del usuario, en un contexto en el que a este se le haya facilitado información clara y accesible respecto a la finalidad de las cookies y a si van a ser usadas por el editor y/o terceros, de manera que se entienda que el usuario acepta que se instalen cookies, pues en ningún caso la mera inactividad del usuario implicará que presta el consentimiento.

En todo caso, la validez del consentimiento por parte del usuario estará sujeta a que este haya sido otorgado de forma informada, siendo que a tal efecto se habrá de tener presente:

  • La variedad de modalidades de prestación del consentimiento. Obtener el consentimiento del usuario mediante un clic o a través de una conducta similar sin duda facilitará el registro que permitirá probar que efectivamente se ha obtenido, alternativa esta más apropiada para el caso de usuarios registrados.

    Por su parte, obtener el consentimiento mediante una determinada conducta del usuario de la que dicho consentimiento se infiera, si bien es admisible, puede suponer una mayor dificultad a la hora de probar su obtención. En cualquier caso, todo ello dependerá principalmente de la claridad y accesibilidad de la información que se hubiera ofrecido al usuario para obtenerlo.

  • La necesidad de que el usuario haya realizado alguna acción de forma consciente y en sentido positivo de la que pueda interpretarse el consentimiento del usuario.
  • El hecho de que el usuario habrá de haber sido informado claramente y con carácter previo de qué acción concreta que realice será entendida como que acepta la instalación y uso de las cookies, como pueda ser el caso de que la solicitud de un determinado servicio por parte del usuario será interpretada igualmente como una expresión de su conformidad para, además de prestarle el servicio, almacenar o acceder a la información en el dispositivo del usuario.
  • Que el usuario puede en todo caso rechazar las cookies, incluso en aquellos casos en que de darse tal circunstancia la funcionalidad de la página web en cuestión no sea posible o quede limitada.

Lo que en cualquier caso ha quedado patente a tenor de lo que se viene exponiendo hasta el momento es que quien debe prestar el consentimiento es —como no podía ser de otro modo— el usuario. Así se pone de manifiesto en el segundo apartado del reiteradamente citado artículo 22 de la LSSI, conforme al cual el consentimiento ha de ser prestado por los «destinatarios» de los servicios de la sociedad de la información, siendo que igualmente el Anexo del citado cuerpo legal define como «Destinatario del servicio o destinatario» a aquella «persona física o jurídica que utiliza, sea o no por motivos profesionales, un servicio de la sociedad de la información».

Asimismo, en lo que se refiere al momento en el que se ha de obtener el consentimiento para la instalación de las cookies, volvemos a recurrir al citado artículo 22, que a tal efecto señala que «Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal».

Por lo tanto, la instalación de las cookies puede tener lugar cuando el usuario disponga de la información preceptiva sobre las cookies y de la forma de obtención del consentimiento. Y la instalación de las cookies debe ir acompañada de un consentimiento informado de los usuarios para tal instalación, de manera que los destinatarios tengan la posibilidad de examinar la información y decidir si permiten o no implantar estos dispositivos.

Puede darse la circunstancia de que un mismo editor preste diferentes servicios a través de distintos dominios. En tal caso, cabe la posibilidad de que, a través de una sola de las páginas o dominios, informe y solicite la obtención del consentimiento para la instalación de las cookies que se envíen desde el resto de páginas que sean de su titularidad y oferten contenidos o tengan características similares, siempre y cuando a tal efecto se informe en el apartado correspondiente a la información ya indicada; en concreto, de qué páginas o dominios de su titularidad serán desde donde se instalarán las cookies, del tipo de cookies y de sus finalidades.

Mecanismos de obtención del consentimiento

Determinar el método más adecuado para la obtención del consentimiento en el uso de las cookies requiere atender, lógicamente, al tipo de cookies que serán instaladas, a su finalidad, y a si estas son propias del editor o de terceros, a si la relación con el usuario la tendrá el editor o la tendrán los terceros.

Por tanto, se debe indicar si el consentimiento se facilita única y exclusivamente para la web en que este se está solicitando o si se presta asimismo para otras páginas del mismo editor o para terceros asociados a este en el ámbito de las finalidades de las cookies sobre las cuales se ha ofrecido información.
A tenor de lo expuesto, para la obtención del consentimiento se puede optar, entre otros, por los siguientes mecanismos:

  • Mediante la aceptación de los términos y condiciones de uso de la página web o de su política de privacidad en el momento en que el usuario solicita ser dado de alta.
  • A través del proceso de configuración del funcionamiento de la web, circunstancia esta permitida por un gran número de páginas, de manera que el usuario puede configurar características como el idioma, la tipografía de la letra, el fondo de pantalla… Es asimismo habitual que determinadas aplicaciones, durante el proceso de configuración, soliciten al usuario permiso para acceder a información del equipo (agenda, fotos…) de cara a otorgar un mejor servicio. Así pues, otra opción para prestar el consentimiento para la instalación de las cookies puede configurarse durante el proceso de definición de las características, de manera que el consentimiento del usuario queda integrado en su elección.
  • Cuando se proceda a solicitar una nueva función ofrecida en la página web, pues es habitual que determinadas funciones opcionales/ adicionales exijan el uso de cookies, como pueda ser el que se recuerde la cuenta del último usuario que accedió al servicio.
  • Con carácter inmediatamente previo a la descarga de un determinado elemento o servicio ofrecido por una web (imágenes, vídeos…), de manera que se deberá informar adecuadamente de que la solicitud de descarga conlleva prestar consentimiento para la instalación de determinadas cookies con unas finalidades concretas, en cuyo caso, que el usuario proceda a realizar la descarga se podrá interpretar como que presta su consentimiento para la instalación de las cookies en cuestión. No obstante, téngase presente que en una web que ofrece contenidos audiovisuales, estos constituyen una parte del servicio que expresamente solicita el usuario, por lo que en este caso no es exigible requerir tal consentimiento para mostrar el contenido.
  • Mediante la configuración del navegador, si se utiliza de manera que permita a los usuarios manifestar su conformidad respecto a la instalación de las cookies a tenor de lo establecido por la normativa vigente.
  • Utilizando el formato de información porcapas, cuya primera capa, como se indicaba anteriormente, además de incluir la información esencial, debe contener igualmente la solicitud del consentimiento para la instalación de las cookies. Esta información que se muestre en la primera capa puede mostrarse a través de un formato que sea visible para el usuario, como puedan ser un layer, una barra o mediante otras técnicas u otros dispositivos similares, teniendo en cuenta que la ubicación en la parte superior de la página captará mejor la atención de los usuarios.

Siendo así, y en caso de que el usuario no manifieste de forma expresa si acepta o no la instalación de las cookies pero continúe utilizando la página, cabría entender que ha prestado su consentimiento, siempre y cuando, eso sí, se le haya informado claramente en este sentido y en todo momento cuente con un aviso que permanentemente ofrezca información sobre el uso de las cookies y la opción de desinstalarlas.

Podría entenderse, pues, que al seguir navegando el usuario ha prestado el consentimiento, una vez informado respecto al uso de las cookies, cuando, por ejemplo:

  • Haya utilizado la barra de desplazamiento, siempre y cuando la información sobre las cookies sea visible sin hacer uso de esta.
  • Haya hecho clic sobre cualquier enlace incluido en la página. Cambios en el uso de cookies y/o retirada del consentimiento Siempre y cuando un consentimiento haya sido obtenido de forma válida, conforme a lo establecido legalmente, generalmente no será necesario volver a obtenerlo cada vez que el usuario acceda a la misma web desde la que se le presta el servicio.

No obstante, en caso de producirse una modificación en las características o finalidades del uso de las cookies con posterioridad a la obtención del consentimiento, evidentemente será requisito necesario volver a informar a los usuarios acerca de dichos cambios, permitiéndoles adoptar una nueva decisión acerca de tales actividades.

Asimismo, el consentimiento previamente otorgado por parte de los usuarios puede ser igualmente retirado por estos en el momento en que así lo deseen, por lo que el editor debe garantizar la puesta a disposición del usuario en su política de privacidad de información relativa a cómo podrá retirar el consentimiento y eliminar las cookies.

Del mismo modo, y en este sentido, el editor podrá informar al usuario respecto a las consecuencias que la retirada del consentimiento puede suponer; por ejemplo, en el propio funcionamiento de la web. Incluso puede darse la circunstancia de que no prestar consentimiento para la instalación de las cookies impida la utilización del servicio; siempre y cuando, claro está, el usuario sea informado adecuadamente al respecto, y sin que en ningún caso pueda denegarse al acceso al servicio por no aceptar las cookies cuando ello impida al usuario ejercer un derecho que legalmente tuviera reconocido, por ser el acceso a dicho servicio el único medio facilitado al usuario para ejercitar tal derecho (por ejemplo, la baja en un servicio telefónico).

Por tu éxito,
Fernando Amaro

Si quieres tener acceso a los Exclusivos Entrenamientos de Roberto Cerrada, te invito a unirte a su Club Circulo de Marketing, donde podrás acceder a decenas de horas de entrenamiento, tutoriales y planes de ejecución rápida para mejorar tu negocio en internet…
ÚNETE AHORA AL CÍRCULO y comienza a disfrutar de nuevas ideas, técnicas y estrategias… ¡para apalancar los resultados de tu negocio!

Banner Horiz.590px Únete Al Club De Los Hacedores

Artículos Relacionados
=> Uso De Las Cookies
=> Uso De Las Cookies (II)
=> Uso De Las Cookies (III)

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post:

Página 1 de 11